Reseña: Orgullo y Prejuicio (Jane Austen)

FICHA TÉCNICA

  • Título original: Pride and Prejudice
  • Autora: Jane Austen
  • Traducción: Alejandro Pareja Rodríguez, cedida por Edaf, S.L.U. para la edición
  • Editorial: RBA Coleccionables, Cranford Collection
  • Edición: 2020Páginas: 320
  • ISBN 978-84-1329-223-6

«Es una verdad universalmente conocida que todo hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita de una esposa».

Con esta famosa introducción empieza la novela más famosa de Jane Austen, Orgullo y Prejuicio.

Conocida por ser una autora adelantada a su tiempo, Jane Austen publicó por primera vez Orgullo y Prejuicio como una obra anónima el 28 de enero de 1813.

Si has llegado hasta aquí y no te suena de nada esta información, es que no eres persona dada a los clásicos. Pero no te preocupes, porque sumergirse en el universo de Jane Austen puede resultar tan fácil y entretenido como leer cualquier obra contemporánea. Si bien es cierto que las ediciones antiguas no son tan accesibles a todos los públicos, la edición en español de RBA, perteneciente a la colección de Crandford, Novelas Eternas, que todo el mundo está leyendo este último año, te hará muy fácil la tarea de disfrutar de este magnífico clásico.

Orgullo y Prejuicio es una novela ambientada en la Inglaterra rural de comienzos del siglo XIX, en la que se describen parajes como Meryton, Hertfordshire, Longbourn y Pemberley. En ella se narra con maestría el desarrollo de las historias de amor en la burguesía de la época, todas ellas centradas en la corrección, el decoro, las apariencias y el dinero.

SIPNOSIS

Elisabeth Bennet, nuestra protagonista, junto con sus hermanas Jane, Mary, Catherine y Lydia, reciben la noticia de que un tal señor Bingley ha arrendado la casa de Netherfield. La señora Bennet, cuya única ocupación es buscar la manera de casar a sus hijas -entre otras cosas, esto supondría que a la muerte del señor Bennet, sus hijas tendrían un futuro asegurado, puesto que al ser mujeres, el heredero de sus propiedades será el pariente masculino más cercano en consanguinidad; en este caso, el señor Collins-; enseguida increpa al señor Bennet a que vaya a presentarse a Netherfield, haciendo hincapié en que ha oído que el señor Bingley es un hombre de posibles que posee una gran fortuna.

A partir de aquí, Jane Austen narrará las respectivas historias de amor de las señoritas Bennet, dotando a cada una de ellas de un carácter único. La mayor, Jane Bennet, se describe como un ser hermoso, dulce y bueno. Elisabeth Bennet, en la que se centrará la historia, es la hermana más fuerte y está decidida a casarse por amor, independientemente de los ingresos del afortunado y de la opinión que éste suscite a los demás. Estas hermanas reciben los comentarios más halagadores, mientras que, el resto de personajes pertenecientes a la familia, rozan la holgazanería y la incorrección hasta ser fruto de vergüenza de las más altas esferas.

Cuando la familia Bennet empieza a tener contacto con el señor Bingley, este hace entender desde el principio que desea casarse con Jane Bennet. Sin embargo, su inseguridad, sumada a la timidez de ella, los lleva a alejarse de este pensamiento. Esta historia de amor desemboca en otra basada en el orgullo del señor Darcy, amigo íntimo del señor Bingley, y los prejuicios de Elisabeth hacia el señor Darcy, alimentados por las primeras impresiones.

DESARROLLO Y OBRA

En esta novela, Jane Austen muestra una mujer fuerte decidida a casarse por amor y alejada de las convenciones sociales de la burguesía de la época. Por lo tanto, es fácil adivinar que Elisabeth jamás se fijaría en un hombre como el señor Darcy; orgulloso, altivo y emparentado con lady Catherine de Bourgh, a quien podríamos considerar el polo opuesto de Elisabeth. Sin embargo, ni el orgullo de Fitzwilliam Darcy ni los prejuicios de Elisabeth serán suficientes para ignorar los sentimientos que afloran entre ellos.

ADAPTACIONES CINEMATOGRÁFICAS

Aunque esta novela tiene varias adaptaciones cinematrográficas (1980, 1995 y 2005), la más conocida es la versión de 2005. Está basada en el guion de Deborah Moggach, y la dirigió Joe Wright. Para mí, es una película muy fiel a la novela, además de ser delicada y preciosa, a lo que acompaña la música de Dario Marianelli.

En esta adaptación he encontrado partes que se desarrollan en escenarios diferentes a la novela, pero los diálogos prácticamente se mantienen igual. En ocasiones, parece que se van a saltar alguna de las frases más relevantes, pero al final siempre vuelven a su intención de mantenerse fiel a su original. En cuanto a los personajes, creo que todos están muy bien representados; si bien, en la novela, el señor Darcy me parece más orgulloso que en la adaptación. También creo que deja entrever sus sentimientos mucho antes en la película que en la novela, haciéndolos muy notorios tras las primeras escenas que comparte con Elisabeth.

En lo que se refiere a ella, no me pude quitar la imagen de Keyra Knigthley interpretando a este personaje –ya había visto la película antes de leer la novela-; lo que indica que ha hecho un muy buen trabajo no difiriendo de su personaje novelístico homónimo. Otros actores, como Tom Hollander, interpretando el papel del señor Collins, creo que lo bordan.

La gran diferencia que encontré mientras veía nuevamente la película fue lady Catherine, que desde el principio me pareció un personaje tremendamente estricto en la versión de la gran pantalla, mientras que, en la novela, en su inicio no me pareció tan terrible. Luego, con el trascurso de los acontecimientos, mi visión sobre este personaje cambió drásticamente para darle la razón, por descontado, a la adaptación cinematográfica.

En definitiva, esta película es de las mejores adaptaciones que he visto de una novela. Hace años ya se había convertido en una de mis películas favoritas, pero ahora, después de compararla al mismo tiempo que leía la novela, me ha conmovido de manera desproporcionada; sobre todo, como decía antes, porque he sido capaz de ver la imagen del elenco de actores y actrices totalmente en los personajes de la novela.

TRADUCCIÓN

La traducción de esta edición es de Alejandro Pareja Rodríguez, por cedida por Edaf, S.L.U.

Esta traducción ha tenido algunas críticas entre los lectores de Bookstagram y por algún que otro club de lectura conjunta por el que me he pasado. El motivo es que don Alejandro Pareja usa ciertas palabras que no son muy comunes en las novelas de narrativa antigua. Sí, a mí también me llamó mucho la atención y consulté inmediatamente tanto la versión en inglés como otra edición que tengo en castellano. La palabra en cuestión que tanto rechina entre los lectores es «sarao», palabra con la que yo misma me transportaba al actual sector de la traducción, donde a los eventos y acontecimientos sociales en general, relacionados con el ámbito «traductoril», los llamamos así, «saraos».

Afortunadamente, solo tuve que hacer un par de búsquedas para encontrar respuesta a esta decisión. El mismo traductor dejó un comentario en un blog que contenía una reseña sobre esta novela –ver fuente más abajo–.

En él, explicaba que la palabra «sarao» era muy utilizada antiguamente, y que la decisión de utilizar esta palabra era, precisamente, para darle un toque antiguo y original de la época a su obra:

Ilustración 1. Captura de pantalla del comentario del traductor en el blog A Tientas

Este caso es otro ejemplo más de que el público suele acordarse del traductor cuando algo le chirría, y no al contrario.

A mí, esta traducción me ha gustado. Me parece que hace muy fluido el texto, tanto como el original lo permite; y que haya optado por utilizar una palabra que nos llame la atención, independientemente del motivo por el que se tome esa decisión, no creo que deba desmerecer el importante trabajo que hay en las trescientas páginas restantes.

CALIFICACIÓN Y OPINIÓN PERSONAL

4/5

Los expertos la describen como una obra maestra; y yo, como lectora, no puedo sino alabar a Jane Austen por su mano firme y valentía a la hora de criticar la sociedad de su época. Sin embargo, desde el punto de vista lector, me ha dado la impresión de abusar de la densidad de sus capítulos, especialmente al principio. He encontrado demasiada presentación de los personajes y, de hecho, demasiados personajes entre los que a veces se genera confusión de nombres y parentescos. Una vez metida en la historia, todo fluye en una lectura agridulce cuya historia parece complicarse conforme avanzan los capítulos. No obstante, a diferencia de otras novelas, todo queda con un cierre elegante; relatado sin prisas y con todos los cabos bien atados.

Si lees esta novela, no te preocupes por saber qué pasará con los personajes: todos tienen su final.

Por descontado, te animo a leer Orgullo y Prejuicio si todavía no lo has hecho. Si crees que se te atascan los primeros capítulos, te aconsejo continuar hasta el final porque, sinceramente, no tiene desperdicio.

 

Y tú ¿has leído ya esta obra maestra?

Bibliografía

Saramaga, SN. (17 de septiembre de 2012). Orgullo y prejuicio – Jane Austen. A tientas. http://saramaga-navegando.blogspot.com/2012/09/orgullo-y-prejuicio-jane-austen_17.html (Enlace consultado por última vez: 22/02/2021).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s